[lms_login]

Una alimentación balanceada para un sano desarrollo

4 Mar · Catherine Perez · 2 Comentarios

Desde pequeños escuchamos sobre la importancia de la alimentación en nuestras vidas, con el tiempo descubrimos que la dieta puede contribuir de manera positiva o negativa en la salud integral de las personas. La infancia es el momento ideal para inculcar unos buenos hábitos alimenticios ya que en la adolescencia y adultez existe mayor resistencia al cambio.

Un plan de alimentación, o dieta balanceada no indica necesariamente la restricción de alimentos, más bien apunta a la diversificación y ajuste de lo que consumimos en equilibrio con lo que necesitamos.

Alimentación balanceada un desafío familiar

Una alimentación balanceada es una decisión que, como madres, debemos asumir, de gran importancia para la familia, para los adultos en función de mantener la salud y para los niños que, en pleno crecimiento, requieren de todos los nutrientes necesarios para un óptimo desarrollo. La alimentación balanceada depende de varios factores: biológicos, etarios, geográficos e incluso económicos.

Para ahondar un poco más en el tema hablamos con la Licenciada en Nutrición y Magister en Psicología de la Salud, Ariana Araujo, conocida en las redes sociales (Instagram, Twitter, Facebook) por su iniciativa Método COMA, la especialista nos indica que una alimentación balanceada es aquella que contiene todos los grupos de alimentos en las cantidades adecuadas según los requerimientos de cada persona, y va a depender de la edad, del sexo, de la estatura,de  la actividad física y en el caso de los niños también se toma en cuenta si posee alguna condición fisiopatológica, la misma debe ser óptima en cantidad y variada para garantizar el aporte de las vitaminas y minerales que necesita el niño. La variedad está relacionada con la calidad de alimentos que se ofrecen  y la cantidad es para evitar la desnutrición u obesidad.

La edad y los hábitos del niño y de los integrantes de la familia, son determinantes

Para planificar una dieta equilibrada. Los requerimientos cambian con el tiempo ya que las actividades de los niños, su talla y peso también lo hacen, indica la especialista.

Una buena y sana alimentación garantiza un buen desarrollo físico, motor, conductual y conductivo. Un desarrollo adecuado del sistema nervioso central, un desarrollo del sistema inmunológico, lo que permite que el niño no se enferme tanto o si tiene alguna enfermedad, pueda recuperarase de manera eficiente. También ofrece beneficios en el aprendizaje y la creación de hábitos.

Según el valor nutritivo, las funciones y los nutrientes que cumplen los alimentos en el organismo existe una clasificación de éstos, la licenciada Ariana Araujo nos indica cuáles son los grupos principales que  existen y que deben estar presentes en la dieta de los niños de la casa.

El primer grupo lo compone la leche y lácteos que a partir de los 2 años de edad pueden ser descremados; el segundo son vegetales y frutas; el tercer grupo lo integran los cereales, almidones y farináceos, allí entran la arepa, el arroz, la pasta, batata, ñame, ocumo por ejemplo; el cuarto grupo es el de las proteínas que se denomina, carne, pollo, pescados y huevos y el quinto grupo son  las grasas, que se subdivide en grasas saturadas, polinsaturadas y  monoinsaturadas. Las que se deben evitar son las grasas saturadas, que están en las mantequilla, mayonesas y alimentos preempacados como galletas, papitas, tostones, entre otros.

Los riesgos de no alimentarse bien

Si la dieta es insuficiente en alguno de estos grupos de alimentos puede traer consecuencias negativas como la desnutrición, déficit pondoestatural, que puede ser de peso o de talla, una deficiencia en el desarrollo del sistema nervioso central, también puede producir anemia y carencia de alguna vitamina. Y si el aporte es mayor de lo requerido les puede producir a los niños obesidad, que en la adultez podría implicar enfermedades crónicas no transmisibles como enfermedades coronarias, hipertensión o diabetes.

La mejor manera de inculcar en los niños hábitos alimenticios saludables es dando el ejemplo, si en casa se establece una dieta equilibrada, seguramente su niño también la consumirá. Los especialistas indican que lo recomendable es que a partir del primer año de edad el niño coma lo mismo que los demás miembros de la familia y en general sugieren no realizar las comidas frente a la televisión, en el sofá o en la cama.

Actualmente son muchos los consejos nutricionales que se escuchan tanto de especialistas como de personas que no lo son. Para conocer los requerimientos especificos para su núcleo familiar lo indicado es acudir a una asesoría nutricional con un especialista, quién en función de las necesidades de cada integrante determinará cuál es el plan de alimentación más adecuado.

Catherine Perez

2 COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




¡Síguenos!

¡Contáctanos!

(+58) 424-147-9693


Hola@pollitoingles.com


Pollito Inglés © 2016