[lms_login]

Potenciando la inteligencia con una sana alimentación

24 Nov · Vanessa Marcano · 2 Comentarios

La inteligencia se define como la capacidad de comprender, entender y resolver problemas. También se relaciona con el conocimiento, las habilidades y destrezas del ser humano para hacer frente a sus actividades cotidianas.

Desde la vida intrauterina se inicia el desarrollo del cerebro y la infancia es un período vital en la evolución de las capacidades intelectuales de la persona, ya que es en esta etapa cuando las funciones neurológicas se mantienen más activas.

Por lo general la comida ha sido catalogada como el combustible para nuestro cuerpo, pero numerosos estudios científicos han develado que existe una importante relación entre la alimentación y el desarrollo de la inteligencia.

Las habilidades del cerebro dependen de la genética del individuo y del entorno, indican los expertos, un 50% son heredadas y el otro 50% deriva del ambiente en el que crecemos, los alimentos que consumimos, la interacción social, etc. El desarrollo cerebral se lleva a cabo especialmente en la niñez. Hasta los cinco años el proceso de comunicación de las neuronas y la plasticidad cerebral es mayor, por esto es tan importante cuidar y balancear la nutrición de los pequeños de la casa.

Para conocer un poco más sobre esos alimentos que potencian la capacidad intelectual en los niños, conversamos con la Dra Dalmacia Noguera, Médico Pediatra y especialista en Nutrición, Crecimiento y Desarrollo de la Unidad Médico Quirúrgica Los Sauces en Caracas, Venezuela.

La nutrición desempeña un rol crucial en el desarrollo y el mantenimiento de la función cerebral. Sin embargo, en los últimos años se ha evidenciado que los niños y niñas que satisfacen sus requerimientos de energía y nutrientes pero permanecen en ambientes desfavorables desde el punto de vista psicológico y social, no alcanzan un óptimo desarrollo cerebral y cognitivo.

Existen importantes vías en que la alimentación puede afectar las funciones cerebrales, entre ellas:

1) la ingesta de alimentos afecta la disponibilidad de nutrientes requeridos para la síntesis de neurotransmisores (mensajeros cerebrales)

2) los alimentos son fuente de vitaminas y minerales, cofactores esenciales para las enzimas que sintetizan neurotransmisores.

3) las grasas de la dieta afectan la composición de las membranas celulares de las neuronas (células cerebrales) y de la mielina (envoltura externa de los nervios, que permite la transmisión de las señales eléctricas)

4) la glucosa como la principal fuente rápida de energía puede influenciar las funciones cerebrales, directamente.

Alimentos y Nutrientes para el cerebro

La ciencia ha dedicado estudios especiales para descubrir cuáles son esos alimentos que mejoran las capacidades intelectuales y se han identificado nutrientes clave para el desarrollo cerebral que incluyen: yodo (presente en la sal yodada), hierro, zinc, ácido fólico, vitaminas A, B6, B12 y ácidos grasos omega-3.

La Dra. Noguera nos ofrece información sobre estos nutrientes para tomar en cuenta a la hora de planificar el menú de nuestros niños y de la familia.

Omega- 3 (DHA): La principal fuente de ácidos grasos omega-3 se encuentra en el pescado, especialmente pescados azules como atún, sardina, salmón.

Aminoácidos y nucleótidos esenciales: Las proteínas de la leche, el huevo, las carnes, pescados y leguminosas (granos) contienen estos nutrientes, y también aportan vitaminas del complejo B, ácido fólico y zinc.

Carbohidratos (almidones): aportan glucosa –y por tanto, energía– al cerebro. Por este motivo, es tan importante incluir en la alimentación: arepa, plátano, pan, pasta, tubérculos (apio, papa, batata, ocumo), arroz y cereales. No olvides ofrecer a tu hijo alguno de ellos en todas las comidas del día y, sobre todo, en el desayuno, para que su cerebro pueda recuperarse del largo ayuno nocturno y se encuentre en forma desde la mañana.

Colina: es una vitamina del grupo B y un constituyente básico del cerebro que, además, se acumula en grandes cantidades durante los primeros años de vida del niño. En los alimentos, está presente en las fórmulas infantiles, yema de huevo y en las verduras de hoja.

Hierro: el déficit de este nutriente provoca falta de atención, concentración, debilidad y cansancio general. Las carnes son los alimentos más ricos en este mineral, y las vitaminas de frutas y verduras, por su contenido en vitamina C y ácido fólico, son indispensables para que nuestro organismo pueda asimilarlo correctamente.

Balanceando el menú

Desde el embarazo y durante la lactancia se debe cuidar la ingesta de todos estos nutrientes que pasan al bebé a través de la placenta y la leche materna, luego del inicio de la alimentación complementaria se debe invitar al niño a comer variado en sabor y en color.

Los expertos sugieren comer al menos 5 porciones de frutas y vegetales variados por día, con una gama de colores inspirada en el arco iris, que hará que el plato luzca visualmente atractivo y esté cargado de nutrientes.

También nos indica la pediatra y nutróloga que hay alimentos que perjudican el desempeño cerebral y se debe evitar su consumo excesivo, por ejemplo, aquellos que contienen sacarosa, grasas transhidrogenadas –trans- (presente en productos de panificación industrial como pretzels, cachitos, donuts, croissants, galletas con relleno, cotufas para microondas, algunas margarinas, entre otros), sodio (sal) en exceso, grasas saturadas o bebidas estimulantes.

Concluye la Dra. Dalmacia Noguera diciendo

Una dieta equilibrada, adecuada, oportuna, perceptiva e higiénicamente elaborada por un especialista, ajustándose a la edad del niño, género, actividad física, condiciones o de enfermedad asociada, según las pautas y guías de alimentación de cada país, respetando las tradiciones y culturas de cada región en su patrón de consumo y poder adquisitivo, será la garantía del consumo de los nutrientes necesarios para potenciar las capacidades intelectuales del niño.

400x150-footer

Etiquetas:

Vanessa Marcano

2 COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




¡Síguenos!

¡Contáctanos!

(+58) 424-147-9693


Hola@pollitoingles.com


Pollito Inglés © 2016