[lms_login]

Compota natural de manzana - I Etapa

23 Sep · Malanie Fajre · No hay comentarios


Hola, aquí estamos de nuevo; esta vez para contarte cómo preparo la Compota de Manzana para Julieta.

Recordemos que siguiendo la recomendación de su pediatra, no le ofrecemos nada con azúcar, ni miel. Y explicó: “La fruta ya trae su dulce natural. Ya vendrán momentos en su vida en que no podrás evitar el consumo de azúcar. Por ahora, ¡nada de Azúcar”!
Al principio pensé: ¡”Pobrecita mi chiquitica, que no puede probar el rico sabor del dulce”! Pero cuando preparé su primera compota, pude constatar que después de todo, ¡el pediatra tenía razón! Es increíble cómo el dulce natural de la fruta es más que suficiente para que sea agradable la compota. No olvides visitar los links informativos que presento al final de mi explicación:Bien, ahora a la preparación:

1.  Toma una manzana que esté en buen estado.

2.  Debes asegurarte que no tenga áreas en proceso de descomposición. Mientras más madura esté, o mientras esté en proceso ya de descomposición, el sabor no será igual de rico y habrá perdido algunas de sus propiedades.

3.  Lava muy bien la fruta y sécala.

4.  Antes de retirar la piel, yo la corto en 4 partes y después, cada una de ellas por la mitad. Así es más fácil retirar la piel y la parte central donde están las semillas.

Si eres como yo, no tendrás mucho desperdicio, porque a mí me encanta comerme la piel que le retiro a la manzana. Es cuestión de gustos :-), pero también es que tú como mamá, también necesitas cuidarte. En la piel de la fruta se concentran aún más todas sus bondades. Al bebé no conviene dársela, pues no tiene capacidad para triturarla lo suficiente.

5.  Mientras estás pelando la manzana, pon a hervir un poco de agua, suficiente para cubrir los trozos de manzana. Agrega a esta agua un par de gotas de escencia de vainilla.

6.  Una vez retirada la piel, corta en dos o tres pedazos cada una de estas porciones y las introduces en el agua hirviendo. Deja hervir la fruta por unos 4 ó 5 minutos.

7.  Apaga el fuego y deja la olla allí, sobre la hornilla, bien tapada.

8.  Cuando haya refrescado un poco el contenido de la olla, puedes proceder a licuar la fruta.

9.  Para ello, retira con una cuchara la fruta de la olla, con muy poco del líquido y colócala en el recipiente para licuar (puedes usar una licuadora convencional, o estos aparaticos nuevos verticales, que licúan muy bien los alimentos).

Yo utilizo uno de estos y me va muy bien. Recuerda usar muy poca del agua, porque no quieres un jugo de manzana, sino una consistencia blanda, más bien cremosa. Siempre podrás agregar una cucharadita más, si sientes que hace falta.

La compota resulta una merienda ideal para después de la siesta de la mañana y de la tarde!

¡A tu bebé le va a encantar!

Y tú vas a disfrutar mucho la sensación de que se está alimentando sanamente con algo hecho con mucho amor por ti, libre de aditivos químicos, libre de azúcares dañinos y libre de harinas y sémolas.

NOTA CURIOSA: algo nuevo que aprendí, estudiando las propiedades de las frutas, es que la semilla de la manzana, en combinación con los jugos gástricos, produce cierto grado de cianuro, por lo que hay que evitar triturarlas junto con la pulpa, debido a su toxicidad.


Enlaces interesantes!!

– Toxicidad de la semilla de manzana
– Beneficios de la vainilla

Etiquetas:

Malanie Fajre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




¡Síguenos!

¡Contáctanos!

(+58) 424-147-9693


Hola@pollitoingles.com


Pollito Inglés © 2016