[lms_login]

¿Qué edad deben tener tus hijos para que pienses en la universidad a la que irán?

Es importante pensar qué estudiarán, a qué universidad irán y cómo pagaremos sus estudios

“Cuando están pequeños son tantas las alegrías y también las angustias que nos invaden: su salud, alimentación, el amor y la seguridad que debemos brindarles, tantas prioridades que dejamos para muchos, muchos años después, el pensar qué estudiarán, a qué universidad irán y cómo pagaremos sus estudios” reflexiona Martha, madre de dos niñas de 4 y 13 años.

Fue en un evento deportivo donde conversamos con esta joven madre; mientras su hija mayor (Lucía Valentina) mostraba sus dotes como delantera del equipo de fútbol femenino de su colegio. Ella es ¡El orgullo de sus padres! Quienes -por lo que conversamos- están preparados psicológica y emocionalmente para brindarle todo el apoyo que necesite para alcanzar sus sueños.

Su sueño -nos cuenta Martha- es ser futbolista profesional. “Desde muy pequeña Lucía Valentina me hacía llevarla al campo de fútbol donde practicaba deportes su mejor amigo (Matías) ahí, a escondidas aún de su papá, terminaba jugando un partido completo y convertía varios goles. Por supuesto que llamó la atención siempre de entrenadores, y así comenzó a soñar”.

Aunque no siempre estuvieron de acuerdo, hoy tanto el papá de Lucía como Martha están seguros de que lo mejor será apoyarla y motivarla para hacerlo de la mejor manera. Parte de este acuerdo tiene que ver con que Lucía Valentina tenga presente que estudiar una carrera universitaria es un requisito indispensable para apoyarla en su sueño.
 

La universidad será la escalera que los lleva a la cima

 

Si algo tienen presente los papás de Lucía Valentina -jóvenes profesionales que, aún cuando no han logrado independizarse económicamente, mantienen una buena calidad de vida- es que de no tener una profesión habría sido imposible dar a sus hijas la educación y bienestar que hoy tienen.

“Cuando Lucía Valentina tenía unos 8 años me aseguró que, si ella se convertía en una futbolista famosa, tendría tanto dinero que no necesitaría un título universitario, a lo que contesté que para llegar a ser la mejor futbolista profesional necesitaría conocimiento. Deberá estar preparada para tomar las mejores decisiones en el camino a la fama, y una vez termine su carrera deportiva, no será demasiado tarde para encaminarse a otros sueños” cuenta Martha.

Pero fue su padre el que le dio la mejor motivación, la más interesante para una niña de 8 años con tanta pasión deportiva. Su padre preguntó a Lucía Valentina ¿Sabes dónde están los mejores equipos de futbol para niñas como tú? Hay una forma muy segura de llevarte a cumplir ese sueño, y es entrar a cualquiera de las mejores universidades donde el deporte es parte de la formación académica y las jugadoras de sus equipos son vistas por los mejores cazadores de talento del mundo.

“Sin dudas esa ha sido la razón más importante para que desde entonces Lucía revisara a diario ranking de universidades, carreras que estudiaría y así nos quedó mucho más claro que esas que tienen los mejores equipos de fútbol femenino, son las más costosas” agrega Martha.

 

De un gran sueño a una gran preocupación “financiera”

Lo que Lucía no sabía cuando su padre la hizo enamorarse de la idea de ir a la universidad y al mismo tiempo tener una carrera deportiva, era cuánto podía costar cumplir este sueño. Hoy lo sabe, pero la comunicación entre padres e hija es una de las mejores ventajas de esta relación familiar y afortunadamente nada perturba su camino a la meta.

 

Aunque en aquel momento, cuando su papá le dijo cuál sería el camino más seguro para alcanzar su sueño, él no era suficientemente consciente de lo que costaría pagar una universidad con esas características. La motivación de Lucía Valentina los ocupó del tema casi de inmediato y afortunadamente contaron con la asesoría indicada para evadir futuros créditos y grandes deudas que comprometan no solo el futuro de su hija, sino el del resto de la familia.
 

Martha nos cuenta que cuando Lucía Valentina cumplió 9 años ya habían iniciado los ahorros para su carrera, contrataron Plan de Ahorro Programado para Estudios Universitarios, en el que no invierten más del 20% de sus ingresos mensuales y para cuando su hija esté en edad de marcharse a la universidad, tendrán el dinero suficiente para costear todos sus estudios en esa casa de estudios que sueña.
 

Definitivamente, es una experiencia maravillosa que Martha ha decidido compartirnos porque es consciente de que es un tema del que podemos huir ¡erróneamente! por años si no recibimos la orientación adecuada y a tiempo.

“Algunos creerán que siempre habrá tiempo para algo que está tan lejos, pero es importante que sepan que mientras más pronto comiencen menos aportes mensuales tendrán que hacer, y más garantías tendrán de poder ser siempre un verdadero apoyo para el futuro de sus hijos”.

Conoce alternativas financieras como las que recurrió Martha, para apoyar el sueño y futuro universitario de su hija… 

 

¡Déjanos tus datos y te contamos más sobre estas alternativas! 


 




¡Síguenos!

¡Contáctanos!

(+58) 424-147-9693


Hola@pollitoingles.com


Pollito Inglés © 2016