[lms_login]

Trabajo y crianza, podemos conciliar?

21 Ago · Malanie Fajre · No hay comentarios

Si queremos encontrar rutas posibles hacia la equidad y el desarrollo humano sustentable, es imprescindible asumir que la calidad de la crianza no es un tema menor ni un problema más que atender, si no el epicentro de los problemas humanos y sociales. Esto significa que ocuparnos adecuadamente de nuestros pequeños y adolescentes, debe importar a todos -seamos o no padres y madres- porque en el logro o fracaso de esta vital tarea, estriba la construcción de un mundo más humanizado o de un mundo lleno de cárceles y hospitales. Es por ello que individuos, familias, instituciones, gobiernos, empresas… somos corresponsables de cerrar filas para proteger la calidad de la crianza.

Pero, ¿cómo impartir una crianza humanizada en medio de un sistema laboral que se traga a padres y madres, alejándolos durante ocho, diez o más horas al día de sus hijos pequeños o adolescentes?, ¿cómo lograrlo, atrapados en un sistema que impone a las madres arrancarse a sus bebés del pecho para depositarlos todo el día en una guardería e irse a trabajar? Una de las respuestas se encuentra en la Conciliación Laboral Familiar. 

Encuestas en todas partes del mundo arrojan un alto porcentaje de empleados preocupados y con la inquietud de disponer de mayor tiempo para vincularse con los hijos, disfrutar de la familia o alcanzar equilibrio entre sus proyectos personales y de trabajo.

La conciliación es un tema emergente que persigue el equilibrio entre vida familiar y laboral y está dando mucho de qué hablar. Podemos encontrar abundantes foros en redes sociales, hashtags twitteros (#conciliación), contenidos en la blogosfera… que se abren a la reflexión, informe de novedades, iniciativas, debates y estudios sobre expectativas y progresos en las prácticas de conciliación laboral familiar.

trabajo y crianza

En muchos países ya se habla de empresas Familiarmente Responsables. En estas empresas, entre otros recursos o prácticas para incorporar la conciliación en su gestión, se manejan opciones de horarios flexibles, de uso de computadoras y tecnología remota que permiten trabajar desde casa. Tanto en grandes corporaciones, como en pequeñas y medianas empresas con visión pionera, la cultura del “presentismo” comienza a cuestionarse. Ya no se mide la gestión del empleado por la temperatura de su silla en la oficina, sino por logro de objetivos.

Estas iniciativas facilitan que padres y madres se acerquen por más tiempo a sus hijos sin abandonar las obligaciones laborales y, que los empleados en general, logren un mayor equilibrio entre su vida personal y laboral.

Además, la empresa también gana con la conciliación laboral familiar. Los empleados desarrollan un mayor nivel de motivación, compromiso e identificación, responden productivamente y a tiempo con los objetivos asignados, se reducen los problemas por absentismo y, por si fuera poco, las organizaciones logran retener y atraer talento, además de conseguir un significativo ahorro tanto en el consumo de insumos como de energía, lo cual reditúa importantes beneficios para el medio ambiente.

La conciliación laboral familiar, es un tema de Responsabilidad Social Empresarial con potencial de generar alto impacto en la calidad de vida del empleado, en la productividad de la empresa, la salud familiar, la crianza de nuestros hijos y por lo tanto en la construcción de un mundo más sano y feliz.

Y tú ¿ya te montaste en la ola de la conciliación?

 

Berna Iskander

@conocemimundo

Etiquetas: ,

Malanie Fajre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




¡Síguenos!

¡Contáctanos!

(+58) 424-147-9693


Hola@pollitoingles.com


Pollito Inglés © 2016