[lms_login]

¿Es beneficioso dormir con mi hijo?

13 May · Malanie Fajre · 4 Comentarios

Se denomina colecho al dormir con el bebé. Desde hace varias décadas se ha censurado esta práctica de crianza por influencia de teorías psicológicas clásicas que consideraban que dormir con el bebé es una manera de limitar su autonomía, en lugar de ser considerado lo que es: la mayor fuente de seguridad y afecto del bebé es el cuerpo de la madre. Fue su refugio durante nueve meses en el vientre materno, y lo seguirá siendo durante por lo menos los tres primeros años de vida.

La referencia del cuerpo de la madre le garantiza al recién nacido su supervivencia, es decir la satisfacción de sus necesidades afectivas y psicológicas. Le da la noción de amor incondicional y seguridad que tanto necesitan para posteriormente dar sus primeros pasos de independencia. El cuerpo materno es fuente de alimento siempre disponible para el bebé a través de la lactancia materna, es fuente de calor y consuelo ante las adversidades, las caídas, el dolor, los golpes, la incomodidad que aún el bebé no puede expresar con palabras. El cuerpo materno descansa más durante el colecho y por tanto la leche materna se produce en mayor cantidad.

Diferentes maneras de practicar el colecho:

  • La cama familiar: Los padres y el bebé duermen en una cama grande
  • Lado a lado: El niño duerme en un colchón al lado de la cama de los padres.
  • Sidecar: Un moisés o cuna se engancha a la cama de los padres, normalmente con uno de los lados abierto para acercar al bebé a la madre.
  • Habitación compartida: El bebé y los padres tienen camas separadas en la misma habitación.

¿Cómo practicar un colecho seguro?
Nunca duermas con el bebé si has tomado alcohol o cualquier tipo de droga o medicina, esa es la contraindicación para el colecho porque al no tener conciencia del cuerpo pueden aplastar al bebé.
Quita todas las almohadas y mantas durante los primeros meses. Sé extremadamente cauteloso cuando añadas almohadas o mantas a medida que tu bebé crezca.

¿Cuándo se dará la separación?
La separación se dará en el momento en que cada bebé esté preparado, cuando se sienta lo suficientemente seguro para dormir solo, sea capaz de contener y atenuar sus emociones.

Alicia Núñez
Psicóloga Clínica. Psicoterapeuta
Móvil: 04143771218
Twitter: @spacioemocional
Facebook: Espacio Emocional
Instagram: spacioemocional

Malanie Fajre

4 COMENTARIOS

  • Belinda dice:

    Que bueno leer sobre esto, me siento apoyada… no sabia que se llamaba colecho. Una nueva palabra que aprendo. Muy callada (por los comentarios y opiniones negativas de mi familia) mi esposo y yo permitimos que nuestro bebe de 1 mes y medio duerma con nosotros. Lo decidimos asi porque en las madrugadas se despertaba hasta seis o quizas mas veces y ninguno descansaba bien. Los tres dormimos muy tranquilos, y solamente nos despertamos cuando le cambiamos su pañal ( 1 o 2 veces) y cuando quiere teta (a demanda).

    • Greta dice:

      Hola Belinda a mí me pasaba lo mismo, todos me recomendaban, incluso el pediatra, de que debía de acostumbrar a mi bebé a dormir sola desde los primeros días, pero a mi esposo y a mí se nos hace imposible! Ahora ella duerme con nosotros y nos va de maravilla! Cada bebé es diferente y a nosotros ns ha funcionado bien así 🙂 Saludos y suerte!

    • teamherbal dice:

      Hola belinda, a mi tambien me dijeron que no debia hacerlo..pero mi esposo y yo no los escuchamos y nuestro bebe duerme desde que tiene 2 meses ya va a cumplir 5 y el se siente comodo y no se despierta tanto

  • Ciertamente de acuerdo con ustedes!!! cada niño es diferente, y como obligarlos a que esten lejos? y se nos hace mas dificil a la hora de alimentarlos. mi hija ya tiene año y medio y de vez en cuando duerme con nosotros, sin embargo esto no ha sido impedimento para que ella duerma sola en su corral.
    saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




¡Síguenos!

¡Contáctanos!

(+58) 424-147-9693


Hola@pollitoingles.com


Pollito Inglés © 2016