[lms_login]

Creatividad infantil: ¿cómo potenciarla?

La creatividad es la capacidad de comprender un fenómeno de manera poco corriente y, a partir de ahí, encontrar distintas soluciones a un mismo problema.

Pero no se limita solamente a ello, ni tampoco es un don que únicamente se relaciona con el ámbito artístico. Ser creativo implica diferenciarte de los demás, puesto que constituye una forma de expresión del ser mismo. “El proceso creativo está generalmente asociado con la originalidad, la novedad y la adaptabilidad, cualidades del ser humano que, con el paso del tiempo, dejaron de ser atribuidas sólo a los genios y artistas”, explica Ana Lisett Rangel, psicóloga especialista en el desarrollo infantil, educación temprana y educación básica. “Hoy en día es entendida como una habilidad que se identifica en todos los seres humanos y que puede mostrarse en diferentes áreas de desempeño”.

La creatividad nace con todos los individuos y es precisamente en la infancia cuando se encuentra más fértil para ser cultivada, ya que en ese momento el pequeño no está limitado por el conocimiento ni la racionalidad que rige la sociedad. Se trata más de un músculo que necesita ser ejercitado, que de un “talento innato” de la persona. De no estimularse, esa imaginación que nace con todo niño podría correr el riesgo de desaparecer y adaptarse a un guion en el que ya todo está preestablecido.

Los niños pequeños son curiosos por naturaleza y a medida que van creciendo descubren todo lo que los rodea. Son ellos mismos, a través de su creatividad e inteligencia, los que comienzan a darle el uso apropiado a las cosas. En la creatividad infantil lo ordinario se convierte en extraordinario y es algo que los padres deben promover de forma continua. “Padres y maestros pueden actuar de manera que estimulen su desarrollo, integrando armoniosamente estas estrategias en la gran malla de acciones que se tejen durante la crianza”, señala Rangel. “Promover respuestas novedosas o encontrar soluciones alternativas, son parte de las habilidades que nos permiten mejor desempeño en nuestro entorno: nos hacen la vida más fácil, nos permiten crecer con más libertad y ser felices en lo posible”.

Sin embargo, no es una tarea fácil para los padres ni para los educadores. Actualmente los niños nacen en un mundo que les ofrece casi todo, donde a veces no es necesario imaginar ni crear. Así que el rol de ambos, como educadores infantiles, será fundamental para el éxito en la vida adulta de los pequeños.

¿Cómo hago para no matar la creatividad infantil?

Para desarrollarla será necesario poseer tiempo y establecer un plan de interacción. Es muy importante aprovechar la imaginación, hacer ejercicios que los pongan a pensar, invitarlos a construir historias, incentivar los juegos de asociación y construcción. También es importante que los padres aprendan a lidiar con las preguntas que suelen hacer los niños para descubrir algo o por mera curiosidad y respetar sus propias conclusiones sin imponer las propias, pues el pensamiento divergente es una señal de creatividad. “Evitar la rigidez del pensamiento ante la curiosidad infantil es una norma. Pensar que no hay respuestas correctas absolutas, ayuda. Escucharles con respeto y razonar con ellos les estimula”, dice la psicóloga de @PuntoCrianza. “Estar ‘presentes’ mientras los llevamos a la escuela, mientras les ayudamos con las tareas o cuando jugamos con ellos es fundamental. Si ponemos todos nuestros sentidos en las acciones de nuestros hijos y en su discurso, siguiendo algunas recomendaciones básicas, estaremos trabajando a favor, estaremos sumando”.

La imaginación, además, guardará una lógica relativa. “Como padres debemos tener presentes lo importante de estimular la creatividad, considerando el modo en cómo los niños manipulan una información percibida anteriormente en el mundo real y a partir de su manipulación crea una representación. Es decir, los niños perciben mentalmente algo que no existe o está presente”, apunta Doris Gicherman, psicopedagoga clínica. “La imaginación puede ser libre pero guarda una lógica relativa. Los expertos recomiendan que los niños desarrollen la imaginación para que puedan crear su lógica. No es recomendable ser excesivamente racionales o reales, es algo que no facilita la capacidad de imaginar y de ser creativo”.

¿Por qué es importante que como madre potencie esta habilidad en mis hijos?

“Permite desarrollar en ellos  pensamientos originales, constructivos, creativos o divergentes, (que) es uno de los elementos que se valoran mucho en la actualidad”, sugiere Gicherman. “La creatividad también ayuda a que los niños sean emprendedores en un futuro, donde los padres pueden trabajar educando y sembrando la semilla emprendedora para que el día de mañana sean capaces de crear sus propios trabajos, levantar negocios y ser quienes faciliten empleo a otras personas”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




¡Síguenos!

¡Contáctanos!

(+58) 424-147-9693


Hola@pollitoingles.com


Pollito Inglés © 2016